Tinença de Benifassà – El Boixar

Ermitorio de Sant Pau
Albocàsser, Ermitorio de Sant Pau
3 Noviembre 2016
Exposición Torre de Espioca
Fotografías sobre la Torre de Espioca
13 Noviembre 2016
Mostrar todo

Tinença de Benifassà – El Boixar

El Boixar, en La Tinença de Beniffasà

El Boixar se encuentra en la Tinença de Benifassà, una de las zonas más bellas y agrestes de la Comunidad Valenciana. Pertenece a la comarca del Baix Maestrat de Castellón.

El Boixar tiene un emplazamiento espectacular, se encuentra en un promontorio al cruce de los caminos hacia Castell de Cabres y la Pobla de Benifassà. Está situado a una altura de 1.089 metros sobre el nivel del mar. Su peculiar ubicación lo convierten visualmente en frágil, cualquier nueva construcción sería una agresión y alteración irreversible a su perfil urbano y a las bellas panorámicas gestadas durante más de setecientos años.

Este municipio, El Boixar, debe su nombre a la gran cantidad de bojes (Buxus sempervirens), un arbusto mediterráneo típico en la alta montaña que crece en la zona. Este hecho dio lugar a una destacable industria de fabricación artesanal de utensilios de labranza y útiles domésticos (las famosas cucharas de palo, para mí sin lugar a dudas, las mejores).

El pueblo está catalogado de alta montaña, orientado hacia el sur (vertiente de solana) para combatir en invierno la dureza del frío beneficiándose del sol. Las viviendas forman como un anfiteatro, ordenadas, siguiendo la topografía en paralelo y escalonadas. La verdad es que sus fundadores hicieron gala de una magnífica demostración de inteligencia y sabiduría a la hora de realizar el diseño urbano, que en sí mismo es de un valor arquitectónico innegable.

Casa rural El Boixar en El Boixar, en La Tinença de Beniffasà

Historia de El Boixar

Según fuente, ‘La Tinença de Benifassà, Un paisatge Sagrat’ (Javier Soriano, Víctor Reverté y Joaquim Tomás) sabemos que El Boixar pasó a pertenecer a la Tinença de Benifassà tras la conquista cristiana del siglo XIII, siendo patrimonio del monasterio de este nombre. Fue “Blasco de Aragón” el 15 de marzo 1236, el que realizó una primera repoblación junto con Frías, otorgando carta puebla a favor de Domingo Berenguer. En 1463 quedó totalmente despoblado como consecuencia de la guerra civil de Cataluña.

Fue zona de actuación carlista durante el siglo XIX, sobre todo durante la Primera Guerra Carlista, cuando Cabrera reunió las tropas dispersas después de la derrota de Maials el 10 de abril de 1834.

En 1279 era la población más importante de la comarca, a finales del siglo XVIII tenía unos 300 habitantes, en 1900 había 438 personas, en 1960 se contaban 229 habitantes, y actualmente sólo quedan 15 vecinos.

Este municipio tuvo hasta mediados del siglo XIX la mayor extensión y también población, ya que Corachar y Fredes eran pedanías de él. Según la información del INE, estas dos poblaciones se separan de El Boixar (que era la antigua capital comarcal) entre 1842 y 1857, período en el que se realizan los dos primeros censos de población oficiales en España. En contraste, fue en 1978 cuando El Boixar fue absorbido por la Pobla de Benifassà para centralizar la gestión de la administración municipal.

Iglesia de la Asunción en El Boixar, en La Tinença de Beniffasà

La iglesia parroquial está bajo la advocación de la Asunción. Está considerada BRL, Bien de Relevancia Local. Comenzó a construirse en 1725 aprovechando la pared norte de un templo más antiguo, bajo la dirección del maestro Josef Dolz, aunque el diseño de la planta obedecía a Martín Dolz. Posee un original remate en el campanario, con portada románica. En el presbiterio aparecen frescos de Cruella, que representan los cuatro Evangelistas. En el mes de junio celebran las fiestas en honor a Sant Bernabé. Ocupa la parte más alta de la población, un emplazamiento espectacular y, de hecho, el paisaje de los alrededores nos muestra una de las virtudes de La Tinença: su proximidad al mar. En días claros puede verse el Mediterráneo y Vinaroz.

Alrededor de la población, las eras nos dan cuenta de su pasado agrario, un pasado que según las estadísticas agrarias está en vías de extinción.

Dentro del casco urbano podemos callejear de día y de noche. Visitar el Ayuntamiento y el lavadero a la afueras. El Bar Lo Raconet, es un bar-tasca, que sin pretensiones ofrece una cocina casolana y tradicional de La Tinença. Funciona bajo reserva y como platos estrella destaca el guisado de ternera, la olleta de La Tinença, la caldereta de pastor (un guiso de carne de cordero con plantas aromáticas) y el ‘cremaet’. Es ideal también para almorzar tapas acompañados de caracoles picantes recogidos en la montaña. Cuando termines de comer que Toni te sirva un licor de trufa mientras te cuenta cosas curiosas de la nieve.

Galería de imágenes de El boixar

Mª Carmen Izquierdo
Mª Carmen Izquierdo
Administración de Condelmed, S.L., empresa de Marketing y Comunicación especializada en Internet. Diseño - Programación Web y Marketing SEO-SEM - Elaboración y gestión de contenidos - Redes Sociales...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies