Nacimiento del río Pitarque – Teruel

Bosque de Castellfollit en Tarragona
Bosque de Castellfollit – Tarragona
30 agosto 2019
La Pobleta de San Miguel – Iglesuela del Cid
7 octubre 2019
Mostrar todo

Nacimiento del río Pitarque – Teruel

Río Pitarque, gran abrigo

La comarca del Maestrazgo tiene una población aproximada de unos 3.737 habitantes según el padrón del año 2006, distribuida en 15 municipios y una entidad menor en una extensión de 1204 Km2. La capital de la comarca es Cantavieja.

La mitad norte de la comarca está surcada por el río Guadalope y sus afluentes, que atraviesan formaciones originadas por los plegamientos geológicos que tuvieron lugar hace aproximadamente 35 millones de años durante la Orogenia Alpina y posteriormente por la erosión del agua. Entre las formaciones más conocidas de la zona destacan los Órganos de Montoro, el Monumento Natural de las Grutas de Cristal de Molinos, el Monumento Natural del Puente de Fonseca y la Hoz y el Nacimiento del río Pitarque, que fue la ruta elegida en un caluroso mes de agosto.

La localidad de Pitarque se sitúa en el valle formado por el río del mismo nombre, a 998 m. sobre el nivel del mar. El valle del río Pitarque está formado principalmente por calizas de origen mesozoico. La erosión del viento y el agua sobre estos materiales ha dado lugar a los relieves escarpados de este valle que forma parte de la Sierra de la Cañada.

Desde el pueblo nos encaminamos hacia el Nacimiento del río Pitarque, en un recorrido de gran belleza durante el que vamos disfrutando de una rica flora y fauna, así como de caprichosas formas del relieve. Se trata de uno de los enclaves más interesantes que posee la provincia de Teruel, por la presencia de un bosque que alberga importantes taxones de flora singular. El gran botánico aragonés Ignacio Jordán de Assó y del Río (1779) hace más de dos siglos, ya estuvo por aquí catalogando en sus riberas especies como el aliso o el sauce cabruno, que hoy en día no se han vuelto a encontrar, y de las que no se conoce en la actualidad su presencia en otras localidades turolenses.

El río Pitarque fue declarado Monumento Natural el 15 de diciembre de 2009, abarcando una superficie de 114 ha que comprende el río y el área de ribera. La riqueza ambiental, faunística, geológica y fluvial que atesora ha sido motivo suficiente para ostentar dicha catalogación, a la que se suman otras dos figuras de protección como son ZEPA Río Guadalope-Maestrazgo y LIC Muelas y estrechos del río Guadalope.

Cima de Peñarrubía

Un panel informativo nos dice que por aquí habitan, entre otros, la cabra montesa, la nutria y un nutrido grupo de rapaces como son el buitre leonado, el águila real, el águila perdicera, el alimoche y el halcón peregrino, que encuentran un excepcional refugio en este cañón fluvial.

Y en cuanto a la flora nos encontramos ante un gran abanico de especies arbóreas formado por quejigos, arces, nogales, avellanos, fresnos, chopos y sauces, a los que se suman arbustos como hiedras, escaramujos, moras (de las que dimos cuenta por estar en su punto la mayoría), prímulas y hepáticas.

Este bello trazado coincide en su primer tramo con el GR8 hacia Cañada de Benatanduz, pero pronto se encajona entre blancas paredes calcáreas presididas por la cima de Peñarrubía, ahí es donde encontramos como si vigilaran los buitres leonados, que nos acompañan durante un buen tramo del recorrido.

Entre esta riqueza natural encontramos patrimonio religioso, sí, asomada entre el espeso bosque que se apodera del camino una encalada fachada nos señala el ecuador del camino hacia el nacimiento del río, es la Ermita de la Virgen de la Peña. Se trata de un pequeño templo de planta rectangular realizado en mampostería encalada (Siglo XVIII.XIX).

Durante la Guerra Civil el retablo fue destruido y la virgen de estilo románico tirada al río, a un pozo debajo de la ermita que desde entonces se conoce como pozo de la Virgen. La que hoy podemos ver es una réplica de la original y fue realizada por un vecino del pueblo de Pitarque de manera artesanal.

En el pueblo nos comentan que esta ermita es destino en la romería por San Pedro y en la de las Fiestas Patronales. En el pueblo existía otra ermita, la de San Cristobal, que en la actualidad se encuentra ya derruida.

Ermita de la Virgen de la Peña en Pitarque

También encontramos patrimonio industrial un poco más adelante, es la antigua central hidroeléctrica de Pitarque. La empresa ‘Virgen de la Peña, S.A.’ construyó esta central hidroeléctrica que entró en servicio en 1923 para producir corriente aprovechando la fuerza del agua. Instalaron una turbina Sistema Francis de 400 CV, con bajada del agua a través de una tubería forzada. La corriente producida en alta tensión se llevaba hasta la Central de Distribución en Aliaga, en donde se instaló posteriormente una Central Térmica cuya misión era apoyar a la de Pitarque cuando la energía producida por ésta no era suficiente. Con este sistema productivo se dio servicio de alumbrado a unos 30 pueblos de la serranía, desde Utrillas hasta Villafranca del Cid, y fue un importante suministro de electricidad para la industria lanera del Maestrazgo.

El estado ruinoso actual del edificio es debido al paso de la guerra y a los sabotajes que se produjeron en la década de los años cuarenta por las partidas de maquis que recorrían estas tierras. Las construcciones que flanquean las dos puertas, la superior y la que da al río, son garitas de vigilancia para la guardia civil, que fueron construidas para evitar los constantes ataques de los maquis.

Sin darnos cuenta, estamos dentro del cañón del río Pitarque. Atrás queda el valle abierto, la senda cada vez tiene más vegetación y podemos ver como el agua aparece en cualquier parte del recorrido. Algunas paredes de roca verticales son altas, creo que pueden llegar a medir más de 200 metros. Pasamos al lado de un par de cascadas y por unas curiosas formaciones de travertinos. Vamos oyendo el agua más cerca, su rumor se intensifica, es la antesala del gran abrigo rocoso en el que se halla el nacimiento del río Pitarque.

La entrada a este abrigo es realmente mágica. El paisaje cambia de repente, y te ves en una gran zona de roca erosionada por el agua, un lugar sorprendente donde afloran en superficie las aguas que circulan por el acuífero subterráneo, en ocasiones con caudales de hasta 1500 litros/segundo.

Aquí paramos y damos buena cuenta del picnic que nos han preparado en El Cantón entre un montón de oquedades de diferentes tamaños y formas por las que el agua fluye a gran presión, formando una bonita sinfonía de luz y de sonido.

Río Pitarque

La primera surgencia, la más conocida y espectacular está un poco más adelante, es la denominada ‘chimenea’ dada la fuerza con la que expulsa el agua cuando el régimen de precipitaciones lo permite. Sólo unos pocos afortunados tienen la suerte de ver bajar el agua por el gran caño, nosotros no hemos tenido suerte esta vez. Continuando por el azud por unas cadenas y apoyos que nos ayudan a subir por el lateral podemos ver este mágico lugar desde arriba.

Pero había mucha agua para ello, así que volvemos por nuestra ruta y subimos unas escaleras que nos conducen a la otra parte del río, allí sí podemos ver bien la ‘chimenea’ y unos metros más adelante la surgencia del Ojal de los Planos, y el Ojal de Malburgo, considerada la surgencia principal. También vemos a nuestros pies el azud construido en tiempos de la central hidroeléctrica donde gente valiente, y digo bien, se dan un buen baño en sus agua cristalinas y super frías.

Nos dicen lugareños que el río Pitarque se origina en el valle de la Rambla del Malburgo, en el término municipal de Fortanete, que más tarde se infiltra y desaparece en las calizas y dolomías, apareciendo de nuevo en esta zona de surgencias kársticas regalándonos está bonita estampa natural aquí, en Pitarque.

La vuelta a la población la realizaremos paralelos al curso del río, por el mismo camino, contemplando una perspectiva diferente en la que, poco a poco, el valle se abre mostrándonos toda su belleza y la población al fondo.

Depende de la forma física en la que nos encontremos y las paradas que realicemos, la ruta puede durar unas tres horas ida y vuelta. Nosotros la hicimos con mucho más tiempo, sin prisa, disfrutando del camino y del paisaje… Y de Pitarque hacia los Órganos de Montoro… en otro post, claro.

Imágenes del Nacimiento del río Pitarque

Mª Carmen Izquierdo
Mª Carmen Izquierdo
Administración de Condelmed, S.L., empresa de Marketing y Comunicación especializada en Internet. Diseño - Programación Web y Marketing SEO-SEM - Elaboración y gestión de contenidos - Redes Sociales...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies