Mina de Azufre de Libros

El Cañón - Formación Geológica
Formación Geológica El Cañón
17 noviembre 2015
El libro Surcadora
El libro Surcadora
22 noviembre 2015
Mostrar todo

Mina de Azufre de Libros

Casas-cueva en la Mina de Azufre de Libros

Casas-cueva en la Mina de Azufre de LibrosEste es un lugar que de no saber que existe pasa desapercibido. Eres capaz de pasar por la carretera y no percatarte a no ser por el dinosaurio que hay al pie de carretera realizado en chapa oxidada. Este te invita a mirar y entonces ves unas ruinas y perforaciones en la roca. Esta fue otra de las sorpresas que nos habían preparado Pau y Voro en otra de nuestras excursiones: La Mina de Azufre de Libros.

La Mina de Azufre de Libros (Teruel) comenzó a explotarse en 1777, manteniendo su actividad aunque de forma irregular hasta 1889. Sería la empresa Industrial Química de Zaragoza, la que retomaría la extracción en 1906, hasta su definitivo cierre en 1956.

En su última etapa, más de dos mil obreros trabajaron en ellas, hoy se encuentra en estado de abandono y ruina y resulta imposible identificar entre sus ruinas los edificios que albergaron la escuela, el hospital, la panadería, la carnicería, el economato, el lavadero, el cuartel de la Guardia Civil, los chalets de los directivos, los bares y tascas que en el lugar existieron y que albergaron hasta un ‘Barrio Chino’. Todos estos edificios fueron demolidos al cerrar la explotación, menos la Iglesia, claro.

Pasado y presente de la Mina de Azufre de Libros

La actividad de la mina era bastante insalubre y repercutía en toda el área de explotación, no sólo por la extracción del propio azufre, sino por las nubes de humo que cubrían todo el poblado y el enorme calor que desprendían los hornos. El azufre que aparecía en capas entre pizarras bituminosas, era refinado junto a las minas en los 82 hornos de distintas capacidades, en 14 de ellos cabían 100 toneladas y en el resto 50. En un principio se calentaban con leña, luego con carbón, después con las pizarras después de desmenuzarlas las trabajadoras.

Entrada a la Mina de Azufre de Libros

Es curioso que esta mina sea más conocida en medio mundo por los hallazgos de ranas fosilizadas en un excelente estado de conservación. Estos fósiles con más de diez millones de años de antigüedad, forman parte de las colecciones paleontológicas de museos en medio mundo. Y es por eso que el recorrido señalizado que hay en este poblado recibe el nombre de Ranas y Azufre.

Casa-cueva restaurada en la Mina de Azufre de Libros

En chapa de hierro oxidado hay unos hombrecitos que nos guían en la ruta, no se paga, no hay nadie que vigile, no hay puertas, salvo la de la Iglesia, que junto con la entrada a la mina y apenas unas cuantas cuevas-vivienda nos muestran vagamente el esplendoroso pasado que esta mina tuvo.

Casa-cueva restaurada en la Mina de Azufre de Libros

En un principio creía que iba a ver solamente unas ruinas y me quedé muy sorprendida al ver las casa-cuevas y más aún ver que algunas están restauradas, amuebladas y con enseres, como de cuento, casi que te dan ganas de quedarte allí a vivir. Esto es gracias a Julián Martínez “El Francés” que junto con Amparo, se han dedicado a ello siguiendo las indicaciones que le han sido transmitidas por familiares de los mineros que allí trabajaron.

Casa-cueva restaurada en la Mina de Azufre de Libros

Fueron los mineros quienes construyeron estas cuevas excavadas en la roca, donde preferían vivir por ser más impermeables al calor que las casas de la empresa, por la extremada temperatura de la Azufrera y la sequedad exterior. Muchas de estas estancias tenían en la entrada la cocina, salón-comedor y una o dos alcobas. Incluso algunas tenían estancia también para el ganado.

Julian y Amparo, restauradores de la Mina de Azufre de Libros

En todas las casas-cueva hay un papel manuscrito que informa que pertenece al Ayuntamiento de Libros y que ha sido restaurada y decorada por Julián y Amparo y nos invitan a dejar nuestras impresiones en una libreta que se encuentra en alguna mesa acompañada de un bolígrafo. Nosotros dejamos constancia y admiración por el trabajo.

Casa-cueva en la Mina de Azufre de Libros

Adentrarse en la mina al igual que en algunas cuevas es peligroso y hay carteles que lo indican porque la seguridad es lo primero. Todo visitante debe RESPETAR todo lo que allí se encuentra, porque como dice Julián: ‘Del olvido al recuerdo, el primer paso ya está dado’.

Mª Carmen Izquierdo

Mª Carmen Izquierdo
Mª Carmen Izquierdo
Administración de Condelmed, S.L., empresa de Marketing y Comunicación especializada en Internet. Diseño - Programación Web y Marketing SEO-SEM - Elaboración y gestión de contenidos - Redes Sociales...

1 Comment

  1. Paz Pascual dice:

    Como siempre… magnifico articulo. Gracias Carmen y Fernando por compartirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies